Mil grullas por la Paz

Este mes de enero, vamos a desarrollar en el centro una actividad incluida en el proyecto  Escuela Espacio de Paz que iniciamos en este curso, a la que pedimos suméis vuestra colaboración e ilusión. Se llama “ MIL GRULLAS POR LA PAZ “  y culminará el día 30 con la celebración del Día Escolar Internacional de la No Violencia y la Paz. Para que entendáis mejor lo que pretendemos leed la siguiente historia.

HISTORIA DE SADAKO SASAKI

Sadako Sasaki era una niña de Hiroshima que tenía solo dos años cuando cayó la bomba atómica al final de la Segunda Guerra Mundial. No murió el día de la explosión pero con once años sufrió una leucemia debido la radiación atómica. Su amiga Chizuo Hamamoto intentó animarla y le contó la tradición de las mil grullas de papel (Origami) que dice que los dioses concederán un deseo a aquel que consiga doblar 1000 grullas de papel como recompensa por el esfuerzo y la concentración que hacen falta para lograrlo. Entonces su amiga hizo una grulla de origami con papel dorado y se la dio a Sadako con el deseo de curarse de la enfermedad.

Sadako empezó a doblar grullas, una tras otra, con los papeles de los medicamentos, intentando conseguir su deseo de curarse. Al poco tiempo de empezar, conoció a otro niño con su misma enfermedad, y pensó que no sería justo pedir curación solo para ella, de modo que pidió que el esfuerzo que iba a hacer sirviera para traer la paz y la curación a todas las víctimas del mundo. Pero por desgracia, no lo logró. Murió en 1955 con 644 grullas revoloteando a su alrededor.

Conmovidos, sus amigos y compañeros de la escuela, se propusieron terminar de plegar grullas como homenaje a su dedicación. Para que esta historia estuviera presente todos los días, pidieron a su ayuntamiento hacer un monumento, una estatua de Sadako con una grulla, que hoy está en el Parque de la Paz de Hiroshima. Bajo ella está escrito: “ Este es nuestro grito, ésta nuestra plegaria: paz en el mundo”.

La historia de Sadako dio la vuelta al mundo y las grullas y el origami se convirtieron en símbolos de Paz, del rechazo a la guerra.

El claustro de profesores del C.E.I.P. Macarena pretende, con la ayuda de toda la Comunidad Educativa, construir un monumento a la Paz en la entrada del colegio compuesto por mil grullas de colores. Para esto necesitamos que cada familia aporte cinco grullas de papel, que os pedimos que confeccionéis con los niños (para que todas sean del mismo tamaño, el papel debe medir 15 x 15cm y puede ser de cualquier color o estampado). En una de las alas podemos escribir la palabra “PAZ” en español y en la otra “HEIWA” en japonés.

También queremos mandar un paquete con grullas hechas por nosotros a un colegio de Hiroshima para que las lleven al monumento a Sadako del Parque  de la Paz (ellos lo celebran el día 6 de agosto, para no olvidar nunca el día que cayó la bomba). Necesitamos que entreguéis las grullas a los tutores, o en secretaría antes del 29 de enero, de este modo podemos ir confeccionando el monumento, que quedará expuesto el día 30.

Contamos con vosotros, por la Paz. ¡  HAZ TU GRULLA  ¡

EL EQUIPO DOCENTE DEL CEIP MACARENA



Pulsar sobre la imagen para ampliarla